La dama de blanco

cabecera de All the Year RoundDel sábado 26 de noviembre de 1859 al sábado 25 de agosto de 1860, una legión de lectores estuvo pendiente de la entrega semanal de The Woman in White, de William Wilkie Collins, que publicaba la revista All the Year Round, fundada y dirigida por un buen amigo del escritor: Charles Dickens.

Estamos en plena época victoriana, un momento de grandes transformaciones sociales propiciadas por los avances técnicos de la Revolución Industrial. En el mundo del libro el cambio fue importantísimo. La aparición del papel continuo y las nuevas máquinas impresoras facilitaron que la prensa periódica se convirtiera en medio de difusión masiva de la información, que se aumentara la magnitud de las tiradas y que se distribuyeran con rapidez gracias al ferrocarril. Esto unido a la proliferación de las bibliotecas de préstamo hace que la lectura se ponga al alcance, por primera vez, de gran cantidad de personas, especialmente de la burguesía emergente y las mujeres. Así nace la “literatura popular” y lo que hoy denominamos best-sellers. En diarios y revistas se publicaba la novela de folletín  que convivió con la novela por entregas, cuyos fragmentos se publicaban en cuadernillos sueltos, y así publicaron sus obras autores como Balzac, Dickens, Dostoievski, Dumas, Poe, Victor Hugo o Pérez Galdós, Varela y Pereda en España.

Nosotros vamos a leer una de esas novelas de folletín, La dama de blanco, con la que se inaugura el subgénero denominado sensation novels, que podríamos traducir como “novelas de sensibilidad”. Este tipo de novela alcanzó gran éxito entre los lectores pero fue pronto duramente criticado por los estudiosos, como H.L. Mansel, que, en 1863, dice que son novelas “que apelan al corazón y no a la razón”. Estas sensation novels tienen sus raíces en la novela gótica de finales del XVIII, tan bien parodiadas por Jane Austen en la divertida Northanger Abbey (1818), cuya lectura os recomiendo. Estas obras están pobladas de acontecimientos dramáticos y misteriosos, suspense, conspiraciones siniestras, secretos del pasado, falsas identidades, adulterios, heroínas en peligro, venenos, disfraces, aristócratas villanos, locura…

De todo esto encontraremos en nuestra novela, pero no sólo eso, pues se considera a Collins el padre de la novela policíaca inglesa. Además, es el primero en utilizar una técnica que luego será adoptada y desarrollada por Henry James, la multiplicidad de voces o puntos de vista narrativos, como el propio autor nos dice en el preámbulo: “Por tanto, esta historia la escribirá más de una pluma, tal como en los procesos por infracciones de la Ley el Tribunal escucha a más de un testigo;  la razón es la misma en ambos casos: presentar siempre la verdad de la manera más clara y directa”. Esta técnica le sirve al autor para moderar la intensidad dramática de los hechos relatados evitando así el peligro de caer en lo sentimental y para conseguir un magnífico retrato de los personajes, que se definen no sólo por la acción y el diálogo sino también por su forma de narrar. Otro acierto, a mi juicio, es la forma que Collins tiene de tratar lo inverosímil, lo extraordinario, llenándolo de elementos realistas que crean inquietud en el lector.

Retrato de Wilkie CollinsWilliam Wilkie Collins nació en Londres en 1824 y murió en 1889. Hijo del paisajista británico William Collins, estudió derecho, aunque nunca llegó a ejercer como abogado pues se dedicó enteramente a la literatura. Empezó a escribir con una biografía de su padre, Memorias sobre la vida de William Collins publicada en 1948. Dos años más tarde, publicó Antonino o la caída de Roma, y la fama le llegó con La dama de blanco que es considerada, con La piedra lunar, su mejor obra. Escritor muy popular en su época, dejó escritas veintisiete novelas, más de sesenta relatos cortos, al menos catorce obras de teatro y más de cien obras de no ficción. Maestro del suspense, su obra muestra también preocupación por las cuestiones sociales y retrata a la perfección la sociedad victoriana. Ecos de su obra pueden encontrarse en muchos autores, desde el propio Charles Dickens, con quien, en virtud de la gran amistad que les unió, colaboró en varias ocasiones, a George Eliot, Henry James, Arthur Conan Doyle, Bram Stoker, Borges e incluso Alfred Hitchcock, de quien era autor de cabecera.

Si hace unos días comentábamos la feliz relación de Miguel Delibes con el cine, sucede lo mismo con Collins. Varias de sus obras han sido llevadas a la gran pantalla y, de ellas, La dama de blanco en concreto ha sido adaptada, entre cine y televisión, nada menos que catorce veces, según nos cuenta la Wikipedia. Como curiosidad os diré que fue una de las obras elegidas para la serie de Televisión Española Novela, espacio dramático emitido entre 1962 y 1979. Cada semana se dramatizaba una novela, dividida en cinco episodios de treinta minutos cada uno, de lunes a viernes. La dama vestida de blanco se emitió la semana del 25 de septiembre de 1967, dirigida por Manuel Aguado y adaptada por Hermógenes Sainz.

El 15 de septiembre de 2004 se estrenó en Londres el musical Woman in White, de Andrew Lloyd Webber basado en la novela de Wilkie Collins. La obra no alcanzó el éxito esperado y, tras varios sucesos desafortunados que obligaron a cambios en el elenco, tuvo que bajar el telón tras diecinueve meses de funciones y sólo quinientas representaciones. Os dejo una muestra que encontré a ver qué os parece.

Dada la extensión de la novela, vamos a leerla en un mes, así que tendremos dos reuniones para esta obra. La primera será el jueves 22 de noviembre y hay que leer hasta la página 295 incluida. La segunda será el miércoles 5 de diciembre, porque el jueves 6 es festivo, y hay que traer leído desde la página 296 hasta el final.

Los que utilizan el formato digital, leerán para la primera reunión hasta el capítulo que se titula “Continúa la historia de Frederick Fairlie, señor de Limmeridge House”, posición 5867, y para la segunda reunión, desde ahí hasta el final.

La hora, como siempre, a las 20.00 horas, en la Biblioteca y, como siempre también, espero que os la lectura os mantenga tan interesados y entretenidos como a sus primeros lectores.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo libros, literatura anglosajona, reuniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s