Archivo de la etiqueta: política

La tourneé de Dios

La tournee de DiosNuestra próxima lectura es la cuarta y última novela del gran Enrique Jardiel Poncela. Un tanto olvidado hoy, Jardiel fue uno de los creadores del humor absurdo, colaborador en revistas humorísticas, empresario y autor teatral de éxito, guionista en Hollywood… Su nieto, Enrique Gallud Jardiel, en Enrique Jardiel Poncela: la ajetreada vida de un maestro del humor (2001) recoge el  compromiso de Jardiel con la escritura:

“Escribo, porque nunca he encontrado un remedio / mejor que el escribir para ahuyentar el tedio / y en las agudas crisis que jalonan mi vida / siempre empleé la pluma como un insecticida”.

Hay tanto que contar sobre él, que, para no extenderme mucho, os remito al estupendo monográfico publicado por el Centro Virtual Cervantes con motivo del centenario de su nacimiento y os comento aquí únicamente algunas cuestiones de interés para la lectura de La tourneé de Dios.

Desde el punto de vista literario, Jardiel Poncela se encuadra en lo que se ha dado en llamar la “otra generación del 27”, la de los creadores del humor contemporáneo: Antonio de Lara  Tono, Edgar Neville, José López Rubio, Miguel Mihura y nuestro autor. Tienen en común que todos practican humor de vanguardia, todos escriben teatro continuamente, todos trabajan en la industria cinematográfica y todos aceptan la dictadura franquista.

La tournee de Dios otraEn 1932, Jardiel estaba pasando uno de sus muchos periodos de penuria económica cuando decide escribir una novela que, según él, llevaba madurando desde 1928, basada en una visita de Dios a España, de ahí el título. En ella, expresa sus ideas sobre la religión, la política, la guerra, el amor, la libertad o la justicia. Después de la guerra civil, la novela fue prohibida por blasfema e irreverente. Según los estudiosos es su novela más “seria” y más ambiciosa. Pero fue la última. Después de ella, a pesar de su gran éxito entre la crítica y el público, se hicieron cuatro ediciones en cinco años, se dedicó a otros géneros. Se apunta que con el teatro ganaba mucho más, “mis gastos son cinco veces superiores al dinero que me proporcionan mis libros” dice, y también razones de índole vocacional pues prefiere el teatro a la novela desde niño. En un poema autobiográfico, recitado en el escenario del teatro Borrás de Barcelona en 1943 nos dice: “Desde niño -tendría tres años, tal vez cuatro- / sentí una vocación tenaz por el Teatro; / mis padres, que sabían cuál era mi pasión, / me regalaron muchos de papel y cartón, / y llegué a reunirlos en mi cuarto a granel: / aunque en aquella época mi mayor ilusión / no era escribir comedias ni trabajar en él, / sino hacer que subiese y bajase el telón. / Como no hay vocación que al tiempo se resista, / con el paso del tiempo me aumentó aquel ardor, / pero cambié de ruta, y en vez de tramoyista / comencé a desear convertirme en autor”.

La tourneé de Dios también presenta algunas diferencias con sus anteriores novelas: tiene menos contenido erótico, aparece una pareja estable y fiel y da más importancia a la coherencia argumental. No obstante, permanecen caracteres comunes a toda su producción, como el autobiografísmo, Federico y Natalia son los trasuntos literarios del propio Jardiel y Josefina Peñalver, su única pareja verdaderamente estable hasta el momento y madre de su hija Evangelina, la abundancia de ilustraciones de su propia mano, las acotaciones teatrales salpicadas por el texto, el “camelo”, es decir, referencias apócrifas de autores, títulos, citas, textos en otras lenguas con apariencia de sentido pero totalmente carentes de él,  o el recurso del contrapunto, en el que diversos planos argumentales discurren de manera independiente, pero orientados todos al desarrollo coherente de una trama única.

La mayor parte de las ideas aquí expuestas están tomadas de ¡Haz reír, haz reír!: vida y obra de Enrique Jardiel Poncela, de Víctor Olmos, publicado en enero de este mismo año. Os recomiendo también que veáis, para acercaros a la figura de este escritor, Inverosímil, Jardiel Poncela,  un documental de la serie Imprescindibles de RTVE.

La reunión para comentar este libro será  el jueves, 16 de abril, a las 20.00, en la Biblioteca. Feliz lectura.

 

2 comentarios

Archivado bajo libros, literatura española, reuniones

El disputado voto del señor Cayo

Miguel DelibesMuy poca originalidad demuestra la bibliotecaria eligiendo este título en época electoral, aunque sean autonómicas, y se mete en camisa de once varas al quebrantar esa norma no escrita de que en los clubs de lectura no se debe hablar de política. Pero pudo más que todo esto el deseo, desde hace tiempo, de leer juntos algo de Miguel Delibes. Además, no nos vamos a quedar en la anécdota, porque la cuestión de fondo que El disputado voto del señor Cayo plantea va mucho más allá de la política y seguro que nos dará mucho juego para que la reunión sea de lo más interesante.

Miguel Delibes nació en Valladolid en 1920 y mantuvo su vinculación con la ciudad hasta su muerte en 2010. Como él mismo nos cuenta en España 1936-1950: muerte y resurrección de la novela, fue un escritor de vocación tardía, a la que llegó por influencia de  su mujer, el profesor Joaquín Garrigues y su ingreso como redactor en el diario de Valladolid El Norte de Castilla, del que llegó a ser director. Se suele señalar como el comienzo “oficial” de su actividad literaria la publicación, en 1948, de La sombra del ciprés es alargada, obra ganadora del premio Nadal en la edición de 1947. Su consagración literaria llega en 1950 con la publicación de El camino, a la que seguirán, entre otras, La hoja roja, Las ratas, Cinco horas con Mario, El príncipe destronado, Mis amigas las truchas, El disputado voto del señor Cayo, Los santos inocentes, Viejas historias de Castilla la Vieja, Diario de un jubilado o El hereje.

En la citada España 1936-1950…, Miguel Delibes desgrana algunas ideas sobre su obra que os pueden interesar para afrontar la lectura: “Mi idea (…) es que no debemos confundir la esencia de la novela -la anécdota, la historia que se revela- con los elementos que en ella se barajan: enfoque, construcción, personajes, tiempo narrativo… Estos elementos pueden ser, a mi juicio, sometidos a las innovaciones que se quiera (…) siempre que no se inhiban de la servidumbre de contar algo”. Y continúa, “Esta fidelidad al propio yo, con la creación de tipos humanos creíbles, y la sencillez de estilo quizá sea lo más personal que yo advierto en mi obra. A través de unas constantes que traslucen mi afición, mi devoción o mi preocupación, (…) yo vengo haciendo mis propias radiografías de la sociedad en que vivo, en un escenario muy reducido y concreto: Castilla.”

Para profundizar en la figura del autor, podéis leer Miguel Delibes de cerca, la biografía escrita por Ramón García Domínguez, uno de los estudiosos de la obra del novelista vallisoletano y persona muy cercana a él en lo personal. Otra opción es echar un vistazo a la página de la Fundación Miguel Delibes. Desde que ganara el Nadal, Miguel Delibes obtuvo los más importantes reconocimientos literarios, como el Premio Príncipe de Las Letras, el de las Letras, el Nacional de Narrativa o el Cervantes. Académico de la Real Academia de la Lengua Española, Miguel Delibes es, sin duda, una de las voces más importantes de la narrativa española.

Portada de El disputado voto del señor CayoNosotros leeremos, como comenté antes, El disputado voto del señor Cayo, publicada en 1978, que nos habla del encuentro de dos formas muy diferentes de vivir: la de los jóvenes políticos que llegan a hacer campaña electoral a un pueblo semidespoblado de Castilla y la del señor Cayo, uno de los dos habitantes del pueblo.

Delibes se ocupó de realizar las críticas de cine en su primera etapa como redactor en El Norte de Castilla y no sé si eso tendrá algo que ven con que muchas de sus obras hayan sido llevadas al cine.  Todos tenemos en la cabeza la excelente adaptación de Los santos inocentes, pero también hay versión cinematográfica de El camino, Mi idolatrado hijo Sisi, El príncipe destronado, El tesoro, La sombra del ciprés es alargada, Las ratas, Una pareja perfecta (Diario de un jubilado) y la que nos ocupa, El disputado voto del señor Cayo, dirigida en 1986 por Antonio Giménez Rico. La película se estrenó en la XXXI Semana Internacional de Valladolid y consiguió la Espiga de Plata del festival. Si podéis vedla, porque es además una buena ocasión para recordar el trabajo, entre otros, de dos buenos actores españoles ya desaparecidos: Juan Luis Galiardo y Francisco Rabal.

Espero que disfrutéis la lectura y os recuerdo que la reunión para hablar de este libro es el 8 de noviembre, a las 20.00, en la Biblioteca.

Deja un comentario

Archivado bajo libros, literatura española, reuniones